PRIMER CURSO: CURSO BÁSICO

Curso Formación _

200 HORAS

Impartida por docentes de amplia experiencia en el ámbito formativo y terapéutico

miembros Titulares y Didactas de la Asociación española de Terapia Gestalt (AETG).

 
OBJETIVO:

Comprensión de los aspectos básicos de la psicoterapia gestalt a través de talleres teóricos y experienciales.

PROGRAMA:

  1. El Darse Cuenta. Es la capacidad de nuestro yo para percatarse, que viene determinada por una serie de condicionantes, tanto internos como externos, derivados de nuestra relación con nosotros mismos y el entorno. Este darse cuenta siempre se da en el presente, en un aquí y un ahora. En virtud de esta consideración, se relaciona con la capacidad de percibir qué es lo esencial que se está dando en una relación. Quizá su cualidad más distintiva es que se trata de un percatarse relajado, un estado de alerta no tenso. Se relacionan con el darse cuenta la atención (el percatarse de qué ocurre dentro y fuera de uno mismo) y la concentración (focalización de la atención en un aspecto concreto del entorno en el que me hallo). Relacionados con este darse cuenta estarían el continuo de atención y la atención flotante. La gestalt ha definido la neurosis como una perturbación del darse cuenta que hace que un ser humano se relacione de manera ineficaz dentro de los entornos en los que su vida se desarrolla.
  2.  

  3. La Escucha gestáltica. Al hablar de relación terapéutica hablamos de modelos de relación paciente–terapeuta que, generalmente, se ajustan a ciertos modelos teóricos desde los que se contempla la mente o la interacción del individuo con su medio. La peculiaridad, cuando hablamos de escucha gestáltica, reside en que el terapeuta, centrado en el principio fundamental del darse cuenta, se usa a sí mismo como referencia, atendiendo a lo que le sucede en la relación con el paciente. El terapeuta utiliza como mapa de referencia sus propias vivencias para transformarlas en acción terapéutica. Esta acción terapéutica lleva a un equilibrio gestáltico, y se basa en la confrontación de las actitudes manipulativas o evitativas del cliente y en la simpatía y apoyo a sus manifestaciones auténticas. Al hablar de escucha hablamos también de comunicación, de palabra –inicialmente Breuer, profesor de Freud, se refería al psicoanálisis como “la palabra que cura”–, y en eso tendríamos otra peculiaridad de la gestalt que consiste en su aspecto fenomenológico: la extensión del significado de la palabra al cómo de la palabra, a su expresión, al tono, y también la atención al lenguaje del cuerpo. Palabra y cuerpo son transmisores de la emoción y de lo inconsciente, transmisores del fondo de la experiencia que el cliente no manifiesta en su figura pero que puede ser reconocido a través de la escucha fenomenológica.
  4.  

  5. Polaridades. El filósofo Solomon Friedlander mostró la importancia de la integración de las polaridades (los opuestos) si queremos tener una visión profunda del funcionamiento de nuestra mente. Que tras el miedo pueda ocultarse un deseo, o la confesión de Perls de que tras su fachada arrogante se escondía un sentimiento de desvalorización, son ejemplos de esta división en opuestos que, si no se hacen conscientes, nos mantienen en una visión de la realidad sesgada e incompleta. Friedlander, en su libro Indiferencia creativa, ofrece la teoría de que todo evento se relaciona con un punto cero a partir del cual se realiza una diferenciación en opuestos. Estos opuestos manifiestan, en su concepto específico, una gran afinidad entre sí. Al permanecer atentos al centro, podemos adquirir una capacidad creativa para ver ambas partes de un suceso y completar la mitad incompleta. Al evitar una visión unilateral logramos una compresión mucho más profunda de la estructura y función del organismo. (Fritz Perls. Yo, hambre y agresión. Cap. I. El pensamiento diferencial. FCE, pág. 17.)
  6.  

  7. Mecanismos de defensa. Los mecanismos neuróticos se corresponden con los mecanismos de defensa que el psicoanálisis ha descrito con amplitud, sobre todo a partir de la obra de Anna Freud, el clásico El yo y los mecanismos de defensa. ¿Pero cómo podemos definir un mecanismo neurótico? Para Perls el mecanismo neurótico es una manera de no darse cuenta de impulsos (instintos, pulsiones) o afectos (emociones, sentimientos) que son desagradables o dolorosos para el yo. Es decir, se trata de mecanismos que nos mantienen inconscientes. Perls nos dice: Todas las perturbaciones neuróticas surgen de la incapacidad del individuo para encontrar y mantener el balance adecuado entre él mismo y el resto del mundo. Tienen en común el hecho de que, en la neurosis, el límite social y ambiental se siente extendiéndose demasiado por sobre el individuo. El neurótico es el hombre sobre el que la sociedad actúa con demasiada fuerza. Su neurosis es una maniobra defensiva para protegerse a sí mismo de la amenaza de ser aplastado por un mundo avasallador. La neurosis es su técnica más efectiva para mantener su balance y su sentido de auto-regulación en una situación en la cual siente que la suerte no le favorece. Fritz Perls. El enfoque gestáltico & Testimonios de terapia. Cuatro Vientos editorial. Pág. 42.
  8.  

  9. Ciclo de Contacto y Retirada. El objetivo de este tema es describir el Ciclo de regulación organísmica. Este desarrollo, apuntado por Perls, Hefferline y Goodman, fue posteriormente descrito con más detalle por otros terapeutas gestálticos (Joseph Zinker, los Polster, Michel Katzeff). Ciclo de Autorregulación Organísmica, Ciclo de la Gestalt, Ciclo de Contacto–Retirada, Ciclo de satisfacción de necesidades, son otros nombres por los que se le conoce, y a través de este concepto se pretende analizar el proceso que transcurre desde la identificación de una necesidad hasta su satisfacción o intento de satisfacción. Como más adelante veremos, la neurosis se manifiesta a través de distintos tipos de interrupción de ese ciclo que incluye lo que podemos llamar una fase de darse cuenta (identificación de la necesidad) y otra de contacto (satisfacción de la necesidad).
  10.  

  11. Sueños. Como ya dijimos al principio, Perls, al igual que Freud o Jung, halló en el sueño un campo que él mismo calificó como su preferido a la hora de trabajar (Sueños y existencia). Veamos cuál es el posicionamiento de Perls ante este fenómeno psíquico: Freud llamó a los sueños la Vía Regia, el camino real hacia el inconsciente. Yo creo que es el camino real hacia la integración. Yo no sé lo que es el “inconsciente”, pero sé definitivamente que el sueño es la producción más espontánea que tenemos. Nos llega sin nuestra intención, voluntad o deseo. El sueño es la expresión más espontánea de la existencia de un ser humano. No hay nada tan espontáneo como el sueño. El sueño más absurdo no nos impacta en el momento mismo como algo absurdo: sentimos que es lo verdadero. Hagamos lo que hagamos en nuestra vida, siempre está presente algún tipo de control o interferencia deliberada. No ocurre lo mismo con los sueños. Cada sueño es una obra de arte, más aún que una novela o un drama. Fritz Perls. Sueños y existencia. Cuatro Vientos editorial. Pág. 78.
  12.  

  13. Técnicas gestálticas. Introducción a los elementos fundamentales de la técnica gestáltica:
    • Reglas gestálticas: el principio del aquí y ahora, el lenguaje personal (hablar en primera persona, evitar generalidades, énfasis en el cómo más que en el por qué) y la relación yo–tu.
    • Técnicas gestálticas: la aplicación de las distintas técnicas gestálticas o experimentos en el trabajo terapéutico, poniendo especial énfasis en la clasificación dada por Claudio Naranjo de la división de las técnicas en supresivas (técnicas dirigidas a confrontar las actitudes neuróticas del cliente), expresivas (técnicas dirigidas a apoyar al cliente en sus manifestaciones de autenticidad) e integrativas (técnicas dirigidas al trabajo con subpersonalidades internas o externas, el encuentro interpersonal de Naranjo, o la silla caliente–silla vacía de Perls).

     

  14. Aspectos complementarios. Se completará el programa con temas más especializados como Gestalt y cuerpo, Gestalt y sexualidad y Gestalt y trabajo con las figuras parentales, tanto en su dimensión afectiva como caracterológica. Durante el curso, el alumno presentará todas las semanas un resumen de lo que, personalmente, le haya resultado más significativo en cada taller. El penúltimo fin de semana se le pedirá la entrega de una memoria de fin de curso en la que se recogerá lo más relevante de la experiencia vivida, tanto en términos de compresión como de dificultad, y también una valoración de su relación con los otros miembros del grupo.

[←Volver]